Marbella más allá de la fiesta: visitar el centro

Plaza de los Naranjos, Marbella

¿Creéis que la capital de la costa del sol es Málaga? Pues os vais a llevar una sorpresa, porque en realidad es Marbella. Esta ciudad se ha ganado su título a pulso recibiendo miles de turistas y coronándose como el mejor destino vacacional según muchos de ellos. Pero la mayoría asocia Marbella con fiesta desenfrenada, y bueno, lo es un poco, pero no solo es eso. Por eso, para que disfrutéis de esta ciudad entera os hemos preparado una pequeña guía para visitar el centro de Marbella.

Casco Viejo de Marbella

Casco Antiguo

Un turista que llegue sin saber que va a encontrar un encantador pueblo seguramente se sorprenderá con el Casco Antiguo de Marbella, ya que al ser una ciudad ligada al mundo moderno y al turismo en masa y turismo de lujo nadie espera que tenga un corazón tan antiguo y tradicional.  El trazado de las calles de esta parte de la ciudad conserva el trazado irregular característico de la época árabe, aunque algunas de sus calles estrechas se abren a plazas proyectadas inmediatamente después de la conquista cristiana.

Alcazaba de Marbella, Málaga

Alcazaba

De su antiguo patrimonio cabe destacar la Alcazaba o el Castillo, en cuyo interior se concentraba la original ciudad árabe. Estaba situada en un emplazamiento elevado a unos 30 m sobre el nivel del mar. Desde allí tenía una vista increíble de todo el territorio. La muralla tenía más de veinte torres de defensa.La muralla dejaba como entrada tres puertas: Puerta de Ronda, Puerta de Málaga y Puerta del Mar. Actualmente solo se ven dos torres. El colegio de Nuestra Señora del Carmen ocupa ahora lo que fue el patio de armas. Tras la rendición del reino musulmán, el 11 de julio de 1485, el fuerte pasaría a manos cristianas y su nuevo papel sería el de guardacostas.

Plaza de los Naranjos, Marbella

Plaza de los Naranjos

La Plaza de los Naranjos es el resultado de la reordenación urbanística llevada a cabo por los conquistadores. El Ayuntamiento se encuentra en esta hermosa plaza. Fue construido en el siglo XVI y ampliado en el XVIII. Aún más antigua que el Ayuntamiento es la Casa del Corregidor, contigua a la Capilla de Santiago Apóstol, ambas construidas en el siglo XVI. El atractivo de la Plaza de Los Naranjos, sin embargo, no radica exclusivamente en los edificios nobles antes mencionados, sino también en la forma en que sigue siendo en cierto sentido el centro neurálgico de la ciudad vieja. Numerosos establecimientos de todo tipo confieren a este rincón de Marbella, y sus amplias y bien planificadas terrazas siempre están llenas de turistas. Si vas a visitar Marbella, después de recorrer sus estrechas calles puede ser una buena idea pararse aquí para tomar algo. No te puedes perder este sitio cuando vayas a visitar el centro de Marbella.

Hospital de Bazán

Escondido en un callejón en la parte más antigua de Marbella se encuentra el antiguo Hospital Bazán (siglo XVI) hoy en día se ha convertido en el Museo del Grabado Español.  Visitar el edificio es parte de la experiencia; se trata de un palacio de estilo morisco del siglo XVI construido para el comandante naval Alonso de Bazán, que dejó a la ciudad como hospital de pobres. La colección del museo contiene unos 4.000 grabados, aguafuertes, aguatintas, xilógrafos, litografías y otras piezas de diseño gráfico de algunos de los artistas más cacareados de España. Goya, Picasso, Miró, Chillida y Dalí tienen obras aquí expuestas.

Nuestra señora de la encarnación, Marbella

Iglesia de la encarnación

No muy lejos se alza la Iglesia de la Encarnación, un templo de enormes dimensiones. Es el principal monumento histórico de Marbella. De estilo renacentista y barroca terminada a mediados del siglo XVIII. La ciudad no fue reconquistada  por los Reyes Católicos hasta finales del siglo XV, mucho más tarde que casi en cualquier otro lugar de España. Esta antigua mezquita fue santificada de inmediato y se convirtió en un lugar de culto cristiano siglos antes de que terminaran las obras, creando una mezcla de culturas. Así que parte de la arquitectura del edificio simplemente se ha adaptado para uso cristiano. Como por ejemplo la torre de la iglesia, que una vez fue un minarete.

Banco en el parque de la Alameda, Marbella

El Parque de la Alameda

A solo unos pasos al sur del casco antiguo hay un pequeño parque muy acogedor. Lleno de senderos de mármol, fuentes y bancos, todo rodeado por una gran cantidad de vegetación, donde puedes esconderte del sol por la tarde o tomar una taza de café por la mañana. Muchos de los bancos están hechos con azulejos clásicos andaluces pintados a mano que muestran los monumentos y la historia de la ciudad.

Avenida del Mar

Este bonito paseo baja desde el Parque de la Alameda hasta la Playa de la Venus, junto al puerto deportivo de Marbella. Es una amplia avenida peatonal con palmeras, setos recortados y varias piezas de gran arte público, como unas esculturas de bronce diseñadas por el gran Dalí. La avenida está llena de tiendas y bares que la bordean.

Ya sabéis qué hacer cuando os saturéis de playa y queráis visitar el centro de Marbella. A partir de aquí ya nos acercamos más hacia la Marbella moderna del puerto, que mejor dejamos para otro post.

Avenida del Mar, Marbella

Una respuesta a “Marbella más allá de la fiesta: visitar el centro”

  1. […] playas, asegúrate de pasar unas horas deambulando por las sinuosas calles montañosas del casco antiguo porque te sorprenderá. Muy bonito y acogedor pero poco conocido, ya que las exclusivas fiestas de […]

Deja una respuesta