Diccionario malagueño: 9 expresiones para ser un «boquerón» más

Si hablamos de boquerones a todos se nos viene a la mente el famoso pescado azul. Sin embargo, ¡ten cuidado! Y es que en Málaga boquerón puede referirse tanto a este manjar marino que puedes encontrar en multitud de chiringuitos a lo largo de todo el litoral, como a los propios habitantes de la capital malagueña. Esta es solo una de las particularidades del vocabulario de la provincia sureña, que ha ido cambiando con los años al ir incorporando nuevas expresiones imposibles de traducir más allá de sus fronteras. Nosotros hemos hecho una particular selección para que durante tu visita a la provincia pases desapercibido y te conviertas en un boquerón más. ¡Toma nota! que aquí tienes un diccionario de expresiones malagueñas:

boquerones malagueñas

 

1.¡Madre mía, estoy canino!

Olvídate de todo lo que tenga que ver con el adorable animal de cuatro patas. No nos extrañaría nada que escuchas esta particular expresión llegada la una de la tarde. Y es que en Málaga “canino” no quiere decir otra cosa que estar hambriento.

2. Niño, ¡estate aliquindoi!

¿Cómo? Exacto. Así se queda cualquier al oír semejante expresión que parece hasta imposible dentro del vocabulario castellano. Más que malagueño quien la pronuncie parece estar hablando en otro idioma, y es que en cierto modo es así. Ya que aliquindoi tiene su origen en la expresión inglesa “look and do it”, lo que en malagueño quiere decir: ¡estate atento!

 3. Escucha esta canción que está “to perita

Vaya, que te ha encantado. Tal cual. Esta palabra no necesita mayor explicación que esta. Perita sirve como la expresión máxima del gusto y es aplicable a todo lo que se te ocurra: “esa película está perita”, “han abierto un bar que está to perita”, “mis compañeros de trabajo son perita”, y así un largo etcétera. Como la ciudad de Málaga, que es tó perita.

Málaga

4. No te imaginas las ganas que tengo de dormir, estoy guarnío perdío.

Esta te la hemos puesto fácil, y es que quien no está deseando llegar a casa después de una larga jornada de trabajo, toda una tarde en el gimnasio o incluso, por qué engañarnos, una buena noche de juerga; para caer en los brazos de Morfeo. Correcto, no estás equivocado, guarnío es estar totalmente cansado.

5. Ese es un merdellón.

Aliquindoi a esta palabra, porque no tiene explicación alguna y dudamos mucho que puedas encontrarlas más allá de las fronteras de la provincia de málaga. La verdad es que algunas de estas expresiones malagueñas son indescifrables. Estamos seguro de que se te ocurren mil significados para esta extraña expresión antes de llegar a la correcta. Y es que un merdellón es, nada más y nada menos que un cani o una choni a la malagueña.

6. ¿Tú podrías alargarme hasta el trabajo?

No queremos saber cuántos kilómetros hay desde la casa de quien lo pregunta hasta su trabajo, pero si nos tranquiliza saber que cuando en Málaga dicen alargar no se refieren a estirarnos como si de una gomilla del pelo se tratara, sino de acercarnos a cualquier lado.

7. Necesito un café que estoy alobao, vamoh.

El café, ese elixir mañanero que despierta hasta al más dormido. No es extraño en Málaga encontrarte cada mañana en la cafetería de confianza a más de un alobao pidiéndose esta bebida. Y es que quién no se ha levantado más de una vez bastante alobao, lo que es lo mismo “atontao” perdío.

8. No vea el niño cómo se ha puesto al tirarse por la chorrera.

Más de un padre y una madre está cansadísimo de decir esta expresión cada día. Y es que a quién no le encantaba de pequeño subirse a una chorrera. Todos hemos pasado miles de tardes en los parques de nuestra ciudad jugando y deseando subirnos a lo que, ya puedes imaginarte, los malagueños conocen por tobogán.

9. Vaya changuai se ha marcao

Volvemos al “inglish pitinglish”. Y es que no podemos negar el indudable arte de los malagueños a la hora de adaptar expresiones y palabras anglosajonas al vocabulario boquerón. Un changuai no es otra cosa que un popularmente conocido por todos “cambiazo”. Lo más probable es que esta expresión tenga su origen en el vergo inglés “to change”, cambiar y de ahí su uso. Vamos, ¡casi ná!

Ahora ya sabes, cuando vayas a Málaga abre bien los oídos a ver si distingues alguna de estas expresiones malagueñas y si atreves pon alguna en práctica y ¡a ver si pasas desapercibido como un boquerón más!

Una respuesta a “Diccionario malagueño: 9 expresiones para ser un «boquerón» más”

  1. […] gustado conocer un poco sobre estos inventores malagueños. Y ¡os animamos a que investiguéis un poco más sobre las personas de cada sitio que […]

Deja una respuesta